Callejero

 

Ante la necesidad de dar una respuesta adecuada a la actual estructura urbana, evitar confusiones y permitir una localización más clara y eficaz, el Ayuntamiento procedió a partir del 5 de febrero de 2007 a implantar un nuevo callejero.

Para ello, se tomó como base la toponimia tradicional y el patrimonio lingüístico del municipio, pasando de un sistema basado en la denominación por barrios al nuevo, organizado por calles.