Código ético para la alcaldesa y los y las concejales del ayuntamiento de Bakio

Exposición de motivos

En la actualidad existe prácticamente unanimidad sobre los criterios con los que ha de gestionarse la administración pública: transparencia, prevalencia del interés público, la no utilización del cargo público para fines partidistas o privados, el no abuso de la información privilegiada que por razón del cargo se pueda tener para beneficio propio, cumplimiento estricto de la legalidad, de los principios de publicidad y concurrencia en materia de contratación administrativa, mérito y capacidad en la selección de personal, control estricto del gasto público, etc.

Sin embargo, la práctica diaria puede distar mucho de la teoría y pueden producirse situaciones de verdadera ilegalidad o, cuando menos, de inmoralidad. En el caso de nuestro municipio, se ha acordado la redacción de un código ético de funcionamiento de los cargos políticos con responsabilidad de gobierno que evite en el futuro este tipo de situaciones.


Decálogo

A. Criterios para la actuación laboral de la alcaldesa y las y los concejales
  1. El cumplimiento estricto de la legalidad en materia de contratación administrativa.
  2. Todas las personas de la corporación municipal firmarán un documento de protección de datos.
  3. Respeto a las competencias de los distintos órganos y la atención a los procedimientos legalmente previstos.
  4. No podrán coger expedientes originales del Ayuntamiento y llevárselos. Tendrán todos los expedientes a su disposición y podrán sacar las copias necesarias. Sin embargo, los originales se custodiarán en las oficinas municipales.

B. Criterios generales

Con carácter general se actuará conforme a la siguiente filosofía:

  • Desempeñar la función encomendada conforme a las competencias asignadas en el ámbito de la entidad local.
  • Respetar las personas bajo su ámbito de gestión, optimizando su eficacia y satisfacción laboral.
  • Evitar el ejercicio indebido de la autoridad.
  • Asumir plenamente las responsabilidades que se deriven de las acciones u omisiones de las personas bajo su dirección.
  • Realizar una planificación y ordenación del trabajo, de su distribución y realización y control de su calidad buscando la mayor eficacia.
  • Dirigir y gestionar los recursos humanos a través de una comunicación y formación de las personas que componen su equipo.
  • No permitir usos, costumbres y hábitos que supongan incumplimiento de las normas, actuaciones no éticas o que conlleven riesgos innecesarios.
  • Realizar las labores y actividades propias del cargo con la mayor diligencia y transparencia.
  • No realizar operaciones por cuenta propia o por personas vinculadas, basadas en información privilegiada obtenida por razón del cargo.
  • No efectuar actuaciones, tanto propias o través de personas vinculadas, ligadas a negocios u otras actividades o intereses con las que el concejal tenga vinculación directa o a través de terceros.
  • Usar estrictamente para el trabajo objeto de gestión administrativa los medios materiales y humanos puestos a su disposición evitando su utilización para usos particulares o ajenos a la actividad municipal.
  • No realizar ningún contrato sobre bienes, derechos u otras obligaciones sin atender al procedimiento legalmente establecido.
  • Respetar el principio de confidencialidad.
  • No realizar ningún tipo de compensación, promesa o atención a ciudadanía como contraprestación a relaciones ni trabajos personales.