Arquitectura

 

La fuente de la rotonda de Estankoalde simboliza el resurgir de Bakio

La escultura de la rotonda de Estankoalde, que fue instalada a principios de 2002, representa el resurgir del primitivo Bakio. En el cretácico, la mayor parte de esa zona estaba cubierta por el mar, pero en el Cuartenario poco a poco la sedimentación de las tierras de aluvión aportadas por los ríos fueron cubriéndola con diversas capas, que luego se ha completado con el proceso de urbanización. La necesidad de volver a respirar de las rocas y el agua de entonces, propicia la salida a la superficie de estos elementos, como si fuera un volcán.

La combinación de la fuente y la luz roja que ilumina la escultura durante la noche representan una estrecha relación entre el agua y el fuego. De día predomina el agua, mientras que de noche se impone el fuego. Además, las estructuras metálicas emiten diversos sonidos los días en los que hay viento. Dependiendo de la intensidad del viento, el sonido será más agudo o más grave.

Herri Barriak 2002, nº 26, diciembre.

Fuente de la rotonda 01 Fuente de la rotonda 02