Noticias

 

Mediante esta comunicación deseamos anunciar un cambio de ciclo en Bakio. Hace unos diez años que proyectamos una imagen de cara al exterior que vemos con preocupación, por lo que queremos dejar atrás esa situación y dar cuenta de la situación real y actual de Bakio.

Nosotras llegamos al gobierno en 2015 y nos encontramos una institución muy frágil, con una situación económica difícil. La deuda económica que arrastramos desde 2010 aproximadamente y la firma de un plan de ajuste para reconducir la situación económica en 2012, han marcado el desarrollo económico, social y cultural de Bakio de los últimos años. Nos parece importante recalcar el impacto social y cultural que tiene cualquier medida económica aplicada en la institución pública, porque nosotras entendemos que la economía local tiene que ser una herramienta para gestionar necesidades de la gente y del territorio en general.

Dicho esto, queremos anunciar que Bakio ha disminuido el índice de endeudamiento de un 124% en el año 2015, a un 42,84% en 2017 (tenemos que tener en cuenta que el último ejercicio cerrado es el 2017). Y la previsión del cierre del 2018, que se conocerá en pocos días, es de un endeudamiento del 26,35%. Además si el presupuesto del 2019 se ejecuta según lo previsto, cerraremos el año con un endeudamiento de menos del 20%. Estos datos nos sitúan en una situación de estabilidad tanto presupuestaria como económica.

Los objetivos económicos de la legislatura han sido, por un lado, la búsqueda de la estabilidad económica y por otro lado, la búsqueda de la sostenibilidad, entiendo esta última como el ejercicio de diseñar los presupuestos municipales teniendo en cuenta los recursos existentes y sin condicionar la estabilidad presupuestaria del futuro. En este contexto hemos hecho frente al primer hito económico: hemos salido del plan de ajuste definido en 2012 diez años antes de lo previsto (2017). Superado este hito, tenemos que poner la vista en el 2022, ya que entraremos en un momento de inflexión por la supresión de los 320.000€ que se reciben anualmente, desde 2012, por el contrato de concesión firmado con Bizkaikoa por la cesión del Txakolingune. Nos hemos marcado como objetivo, llegar a ese hito con un endeudamiento 0.

Cada vez que una institución pública habla de índices de endeudamiento y reducción del déficit, entendemos la inquietud que genera en la sociedad. Por esta razón, queremos transmitir un mensaje de tranquilidad, ya que, como hemos hecho desde 2015, rechazamos la economía de guerra como modelo de gestión. En contra de lo que definía el plan de ajuste firmado en 2012, este gobierno ha ido recuperando los servicios públicos recortados e incorporando inversiones en los presupuestos municipales. En este contexto se encuentran la recuperación de la jardinería, el polideportivo municipal, el gazteleku, la ludoteka, el aterpe de la escuela, la reparación integral del skatepark y otras inversiones que se encuentran a la espera de ser tramitadas por URA, como son el arreglo integral del camino de Ibarratorre o la finalización de las obras de urbanización del sector de Solozarre.

Para mantener la estabilidad se ha redefinido la política económica del Ayuntamiento, entendiendo la economía como una herramienta para satisfacer las necesidades de la gente y el territorio, y evitar así volver al concepto de que explotar el territorio de Bakio es la manera de generar ingresos y ofrecer unos servicios totalmente desproporcionados a nuestro municipio.

El desarrollo urbanístico y la previsión de más de 1.000 viviendas han marcado durante años la política económica del Ayuntamiento. Ante este modelo, el objetivo de esta legislatura ha sido reconciliar a las personas bakiotarras con el territorio y diseñar un proyecto colectivo que defina los pasos a dar en materia urbanística los próximos años. Este proceso en el que han participado más de 300 personas de diferentes perfiles, edades e ideas políticas ha derivado en el diseño de un modelo de pueblo que se centra en la reestructuración territorial, económica y urbana de Bakio, manteniendo el crecimiento tendencial. Se trata de iniciar un paulatino proceso de reconversión urbana hacia fórmulas mucho más integradas en el territorio y en sus procesos naturales. Bakio cambia el rumbo y busca referencias en comunidades y países más avanzados en criterios sostenibles. En este contexto enmarcamos la reconversión de los sectores urbanísticos sin acabar, el nuevo plan de montes, el futuro de Bakea y Solozarre.

Otro de los objetivos importantes de esta legislatura ha sido la apuesta por la transparencia y la integración de la participación en la toma de decisiones. Entendemos que la política local necesita integrar la mirada de la ciudadanía para ser eficaz y eficiente. En este contexto hemos creado espacios de debate y de reflexión, que van desde reuniones con la red asociativa, reuniones abiertas para dar cuenta y recibir aportaciones, reuniones de barrio, reuniones de sectores, mesas de participación, foros, consejo asesor de la infancia, reuniones con el colectivo de personas jubiladas... Además, hemos adquirido el compromiso de analizar la gestión que llevamos a cabo en la administración local teniendo en cuenta los principios de la transparencia que marca la Ley Municipal.

La vertebración de la participación es un reto a alcanzar en los próximos años. Seguir creando espacios populares para la toma de decisiones es algo en lo que tenemos que seguir profundizando. En este contexto se encuentra el desarrollo de los presupuestos participativos desarrollados en 2018 para la elaboración del presupuesto del 2019. Un proceso que comenzó con un consenso político, una comisión de garantías creada por personas elegidas al azar y una batería de más de 600 propuestas realizadas por las y los bakiotarras; ha culminado con un proceso de votación en la que han participado más de 475 personas censadas en Bakio.

Por ello, queremos aprovechar esta comunicación para agradecer la participación de la ciudadanía en este proceso que ha terminado con un hito histórico, que ha sido aprobar el presupuesto municipal por unanimidad en el pleno municipal de enero. Queremos agradecer también a la corporación municipal por el esfuerzo realizado en este camino de aprobación de presupuesto y remarcar que seguir gestionando con responsabilidad será la garantía para desarrollar los objetivos marcados que son:

  • La sostenibilidad económica y la estabilidad presupuestaria.
  • El desarrollo del territorio de Bakio.
  • La participación popular como garantía del desarrollo de nuestro pueblo.

El Gobierno Municipal