Recursos

 

La zona costera de Bakio se extiende a lo largo de 6 kilómetros.

Playa, acantilados, calas y paseos se perfilan a lo largo de la costa. Su playa es una zona abierta al mar, donde el oleaje hace de ella un lugar ideal para la práctica de deportes acuáticos, como el surf.

El Biotopo protegido de San Juan de Gaztelugatxe, comprendido entre el cabo Matxitxako y Bakio, destaca por sus roquedos –con el tómbolo de Gaztelugatxe y el islote de Aketxe–, además de las numerosas cuevas y pasajes submarinos.

Los fondos marinos acogen poblaciones de algas de gran porte que sirven de alevinaje a especies piscícolas y a comunidades bien establecidas en esta zona.

Otro tanto ocurre con las grietas de la base de sus acantilados que albergan una abundante población de percebes. La inaccesibilidad del terreno favorece el asentamiento de aves marinas como el cormorán moñudo, la gaviota patiamarilla y el paiño común, además de la nidificación de paloma bravía.

En lo que a vegetación se refiere, destacan la especie Armeria euskadiensis y el acebuche u olivo silvestre.

El Mirador Askada, en el Bº de San Pelaio, carretera a Bermeo, que se encuentra situado sobre las rocas de la zona conocida como Askada, ofrece una maravillosa vista panorámica de la playa de Areaga de Bakio y su paseo marítimo.

El Mirador de Jata, que se encuentra situado al margen derecho de la carretera Bakio-Arminza, desde donde se nos ofrece una vista panorámica excepcional de Bakio y Lemoiz.

Hacia el interior del municipio, al Oeste, descubrimos el Merendero de Larrondo, en el Bº de Goitisoloalde, en las faldas del monte Jata, y a dos kilómetros de éste siguiendo la pista forestal se encuentra el Merendero de Jata, que al igual que el anterior dispone de barbacoas y fuentes.

Merendero de Larrondo 01 Merendero de Larrondo 02 Merendero de Larrondo 03 Merendero de Larrondo 04 Mirador de Jata 01 Mirador de Jata 02 Mirador de Jata 03